domingo, 1 de julio de 2012

Requetés, ¿soldados de otro siglo?

Recientemente hemos podido disfrutar del acertado documental “Requetés soldados de otro siglo” producido por el Instituto de Estudios Históricos del CEU con guión de Alfonso Bullón de Mendoza y Luis Togores, y emitido por La Otra, segunda cadena de Telemadrid.

Ahora bien, en este mes de Julio en que se cumple el 76º aniversario del Alzamiento Nacional es necesario hacer desde la historia una seria reflexión sobre la percepción que se tiene de la participación de los carlitas en la guerra del 36, y para ello bien nos sirve el documental referido, pues en el mismo queda bien claro que el motivo que llevó al carlismo a defender sus banderas junto a los militares que protagonizaron el alzamiento fue doble: por un lado la defensa del acendrado catolicismo del pueblo español, catolicismo injustamente agredido por parte de las autoridades republicanas desde el mes de mayo de 1931; y por otro la defensa de la unidad española seriamente puesta en entredicho por los partidos republicanos defensores de un federalismo que no culminaba ni con la unidad de la cruz, ni con la unidad de la corona.


Es en esta contexto en donde hay que entender la intervención de cientos de voluntarios carlitas que emulando las hazañas de sus mayores mil veces escuchadas en los círculos carlistas o en los encuentros familiares, supieron renunciar a todos sus intereses materiales para luchar por sus inquebrantables principios.

El documental al que nos referimos, aún teniendo una calidad excelente y reflejando con fidelidad lo que el carlismo representó en la España del 36 al 39, al igual que su difícil situación en la España franquista posterior al 39, sin embargo comete el error de calificar a los requetés como soldados de otro siglo. Qué duda cabe que el título es sugestivo, e incluso diríamos que romántico (otra de las supuestas características del movimiento carlista, al que se le ha querido dar un toque poético y anecdótico muy alejado de su realidad), pero sin embargo no es acertado.

Los requetés ni fueron ni quisieron ser soldados de otro siglo, sino que fueron y quisieron ser soldados modernos adiestrados en las nuevas formas de combate, conocedores del nuevo armamento, organizados según las modernas formas de la ciencia bélica, y conscientes de la nueva lucha ideológica que suponía la guerra civil española. Otra cosa bien distinta es que los voluntarios requetés defendieran unos principios sólidamente construidos y apoyados en la inalterable doctrina católica acrisolada a lo largo de más de 2000 años de historia. Otra cosa bien distinta es que gran parte de sus principios fueran, y siguen siendo, inmutables, inmutabilidad que no venía determinada por una mirada romántica o añorante de su glorioso pasado, sino determinada por la fidelidad a la verdad, siendo esta inmutable.

Hoy, a 76 años vista de la guerra del 36 y a más de 175 años desde el nacimiento del carlismo, los tradicionalistas sólo podemos mantener nuestra militancia en las ideas del pasado, en cuanto la verdad y la justicia han sido relegadas de la sociedad actual, pues como tradicionalistas nuestra militancia ha de ser necesariamente de presente con idea de futuro. Efectivamente, la tradición no es sólo la entrega por parte de las anteriores generaciones de todo el acervo cultural de un pueblo, sino que es la entrega únicamente del acervo que sigue siendo valioso en el presente con la obligación por parte de las nuevas generaciones del ennoblecimiento y enriquecimiento de dicho acervo.

En este sentido, y con el pretexto de recomendar vivamente el documental “Requetés, soldados de otro siglo”, desde estas páginas no nos cabe más remedio que ser precisos y proclamar en el 76ª aniversario del Alzamiento Nacional que los requetés, los voluntarios de la tradición, constituyen verdaderamente “soldados de todos los tiempos”.

Carlos María Pérez- Roldán y Suanzes- Carpegna